10 datos y anécdotas sobre Alice Cooper que seguramente no creerías

febrero 4, 2019
Alice Cooper

Hoy llega a los 71 años uno de los más icónicos personajes del mundo del Rock: Alice Cooper, el monstruo predilecto de principios de los 70.

Nadie había explotado a gran escala la teatralidad del horror enmarcado con buenas canciones. Para celebrarlo aquí tenemos un pequeñísimo muestrario de datos y anécdotas de Vincent Furnier a quien veremos muy pronto en el Festival Domination.

Niñera de Keanu Reeves

El hombre que canta “No More Mr. Nice Guy” demostró ser muy amable. Durante una sesión de grabación en Canadá, Alice creyó conveniente quedarse en una casa frente al estudio pues iba a pasar mucho tiempo grabando. La señora Patricia Reeves, trabajaba durante muchas horas y por tanto, tenía que dejar solo a su hijo a quien apodaban “Kee” durante tres horas todos los días. Alice muy amablemente se ofreció a cuidar del pequeño en el estudio de grabación. El pequeño Keanu no tenía idea que estaba siendo cuidado por el gran monstruo del Rock hasta que muchos años después se convirtió en estrella de cine.

Más religioso que el Papa

Aunque lo veamos con su macabro show cercenando cabezas y bailando con serpientes, el señor Cooper es una de las personas más religiosas sobre la tierra. Ha escandalizado y decepcionado a sus fans declarando que cree “en cada palabra que la Biblia dice, todo es verdad, creo firmemente en el Antiguo Testamento”. Por cierto, siendo un cristiano-renacido, le tiene un especial pavor al Diablo, por lo que cuando lo califican como “satánico” se ofende muchísimo.

Sexo en ataúdes

Cooper ha declarado que la primera vez que tuvo sexo con una chica fue dentro de un ataúd que apenas se estaba fabricando y tenía una cubierta de plástico, por lo que los empleados de la funeraria fueron también testigos del hecho.

La banda de atletas

Alice Cooper estuvo en una banda conformada por atletas llamada The Earwigs. Según dice para la audiencia eran “más asquerosos y bizarros que los Sex Pistols“, pues eran completamente lo opuesto: unos tipos que salían a correr, eran sanos y fuertes y además tenían una banda de Rock. Cooper dijo que entonces él y Black Sabbath eran acusados de hacer las peores cosas, pero sólo fumaban marihuana y bebían cerveza, mientras que artistas más “suaves” como The Mamas and The Papas y James Taylor, tenían severos problemas con la heroína.

Alice Cooper conoce a Syd Barrett

En 1968, había muchas bandas tratando de abrirse paso en el mundo del Rock, entre ellas la banda de Alice Cooper, Led Zeppelin y Pink Floyd, que para entonces nadie había escuchado de ellos, por lo que era común que tocaran juntos. Alice cuenta que entonces los miembros de Pink Floyd apenas tenían un poco de dinero para subsistir así que algunas veces se quedaban en su casa. Una mañana Cooper despertó, bajó a la cocina y ahí estaba Syd Barrett, absorto, mirando una caja de Corn Flakes, tal como si estuviera viendo la televisión. Intrigado le preguntó que veía y el Diamante Loco le dijo que las hojuelas estaban bailando y cantando y haciendo toda clase de cosas. “Ahí me dí cuenta de que el tipo estaba totalmente ido en el LSD” comentó Alice.

Los Vampiros de Hollywood

El maestro del Shock Rock hizo buena fama por sus juergas. Tenía una especie de “club VIP” llamado los Hollywood Vampires (pues literalmente se iban a dormir cuando era de día), sus miembros eran John Lennon (cuando estaba en Estados Unidos), el cantante Harry Nilsson (amiguísimo de parrandas de John Lennon), Mickey Dolenz de los Monkeys y Keith Moon baterista de The Who. Se reunían todas las noches en el bar Rainbow ubicado en West Hollywood y prácticamente se trataba de beber hasta ver quien era el último en quedar en pie. Otro de los atractivos de la noche era ver cómo iría vestido Keith Moon, pues de repente llegaba vestido de Hitler con todo y motocicleta nazi, vestido como la reina de Inglaterra o como mucama francesa.

Firmando con Frank Zappa

Durante su adolescencia, Alice Cooper y su banda, solían escuchar durante mucho tiempo los discos de Chuck Berry, los Rolling Stones, los Yardbirds, los Beatles, The Who y otros, tratando de descubrir cómo escribir canciones. Los resultados fueron desastrosos y compusieron “muchas canciones horrendas” según describe Alice, que fueron escuchadas por el loco Frank Zappa, quien les dijo: “Tienen cinco canciones que duran dos minutos y tienen como 38 cambios en ellas. No le entiendo nada y eso es genial, por eso es que los voy a firmar para mi disquera”. Algunos de esos temas quedaron plasmados en el disco Pretties For You.

Ahuyentando a los hippies

Otra de las razones por las que Frank Zappa se fijó en el grupo de Alice Cooper, fue una ocasión en la que tocaron en Los Angeles junto a The Doors, Buffalo Springfield y Love, bandas que eran favoritas de la escena hippie. Así que todo el público estaba viajando en ácido y con la mejor vibra de paz y amor, cuando de repente al final del show aparece el grupo de Alice con maquillaje tenebroso y ejerciendo algo de violencia en el escenario. El público que seguramente los veía como una especie de payasos salidos del infierno, huyeron despavoridos del lugar, como si se estuviera incendiando. Los únicos que quedaron en el lugar fueron Zappa, el manager de Alice, Shep Gordon, y una groupie. Frank Zappa les dijo “si una banda puede desalojar a tantos comeflores, ¡tengo que firmarla!”

El secreto de la fama

Tomen en cuenta las sabias palabras de Alice Cooper: “Cuando me mudé a Los Angeles, con mi pequeña bandita de garage, a los primeros que conocí fue a los Doors. Después conocimos a Jimi Hendrix y Janis Joplin. Todos esos personajes que murieron a causa de los excesos eran nuestros hermanos y hermanas mayores. Así que me dije a mí mismo: ¿cómo es que uno puede convertirse en leyenda y disfrutarlo? La respuesta fue crear un personaje tan legendario como esos tipos y dejar el personaje sobre el escenario.”

El incidente de la gallina

La anécdota más famosa de Alice Cooper, misma que comenzaría su fama de hombre salvaje del Rock (antes que Ozzy Osbourne), fue aquella que tuvo lugar en el Toronto Peace Festival. El manager de la banda rechazó que le pagaran con tal de que ellos tocaran un lugar antes del grupo principal, pues había aproximadamente 80 mil personas viendo el show. Antes de Alice Cooper habían tocado los Doors y el grupo que cerraría el show sería el propio John Lennon y Yoko Ono con la improvisada Plastic Ono Band (con Eric Clapton, George Harrison y Klaus Voorman).

Cuando llegó el turno de Alice Cooper, Jim Morrison estaba a la derecha del escenario y John y Yoko a la izquierda, mirando el show, así que tenían que causar una gran impresión. Para entonces la banda solía finalizar su presentación desgarrando varias almohadas de plumas, las cuales eran voladas hacia el público con tanques de oxígeno. En medio de la lluvia de plumas, Alice miró hacia abajo y para su sorpresa había una gallina sobre el escenario (¿quién diablos lleva una gallina a un concierto?).

Así que tomó al plumífero y se le ocurrió que como tenía alas, volaría sobre la audiencia (“soy de Detroit, ¿yo qué voy a saber de gallinas?” comentó), así que simplemente la arrojó al público, y estos procedieron a destrozar a la pobre ave (irónico para un festival de “paz”) y arrojaron los pedazos al escenario. Al día siguiente los titulares de los periódicos decían: “Alice Cooper destroza gallina en pedazos, le arranca la cabeza y se bebe la sangre”. Alice inmediatamente recibe una llamada de Frank Zappa quien le pregunta “Alice, ¿mataste a una gallina en el escenario anoche?”, Cooper le responde que no y Zappa le dice “Perfecto, ¡no le digas a nadie!, ¡les encantó!”. Por si fuera poco, la gente que ocupaba las primeras 10 filas del concierto eran personas en sillas de ruedas, así que ¡ellos fueron los que mataron a la gallina!

All Comments

  • hay podcast sobre Frank Zappa en convoy?

    JUANITO TESLA abril 9, 2019 12:46 pm Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *