Trent Reznor ingresó a The Cure al Salón de la Fama del Rock And Roll. Lee el discurso.

marzo 29, 2019
The Cure

Esta noche The Cure ingresó al Salon De la Fama del Rock & Roll en el Barclays Center en Brooklyn. Trent Reznor, mente maestra de Nine Inch Nails, hizo los honores con un emotivo discurso. Posteriormente Robert Smith hizo lo propio y The Cure tocó algunos temas.

Este es el discurso de Trent Reznor:

Crecí en un pequeño, muy pequeño poblado de Estados Unidos. Mercer, Pennsylvania para ser precisos, donde no había nada que ver más que maizales. Eran tiempos primitivos, mucho antes de que el milagro del internet llegara para devaluar nuestra maravillosa forma de arte. Incluso pre-MTV, con nada que escuchar en la radio y nada que hacer más que soñar y escapar.

Cuando me fui de casa, fue el turno de la gran ciudad. En mi caso la gran ciudad de Cleveland. Y todo cambió. Era mediados de los 80, y sólo ser capaz de sintonizar la radio colegial hizo que mi cabeza estallara con ilimitadas posibilidades. Esto fue mi bautismo en el mundo de la música alternativa y subterránea. Los sonidos que nutrieron aquello en lo que Nine Inch Nails se convertiría eventualmente.

Uno de los aspectos más importantes de haber sido arrollado por esta marejada de música fue poder escuchar a The Cure por primera vez. Inmediatamente, esta banda tocó una fibra profunda en mi. El primer álbum que escuché fue The Head on the Door, y no había escuchado nada similar jamás. Y mucha de la oscuridad que sentía en mi cabeza regresaba a mí a través de las bocinas y me volaba la cabeza. Era como si esa música hubiera sido escrita para mi. Toda mi vida había padecido este sentimiento de no pertenecer ni encajar en ningún lado, igual que ahora mismo. Escuchando esto, de pronto me sentí conectado y estaba no tan solo en el mundo. Esta es una de las cosas que encuentro tan única y especial sobre el poder de la música.

No era sólo el sonido, o las palabras o la presentación, todo lo cual estaba anclado por el más exquisito de los instrumentos: la voz de Robert Smith. Esa voz, capaz de abarcar un gran rango de emociones, desde un expresión de rabia, tristeza y desesperanza a la belleza, la fragilidad y la alegría. Puede sonar ingenio pero hasta que escuché The Head on the Door, no pensé que era posible componer con esa dificultad y profundidad de ideas, y además hacerlo en el contexto de canciones exitosas que incluso podían sonar en la radio, desafiando las normas desde dentro.

En fin, escuché ese álbum sin parar hasta que las pistas del vinil se borraron y desde ahí me fui hacia atrás. Había un nutrido e importante catalogo esperando por mi.

El grupo que se convirtió en The Cure se formó en 1976 en el alejado poblado suburbano de Crawley, un pequeño pueblo del cual sus integrantes también soñaban escapar. Eran cuatro chicos imaginarios Robert Smith, Lol Tolhurst, Michael Dempsey y Pearl Thompson, quienes estaban energizados por la explosión punk que estaba sucediendo a millas de distancia, en Londres y por el Rock Psicodélico de Estados Unidos el cual aprendieron a amar.

Luego de algunos cambios de alineación y la creación de un eterno Post-Punk y New Wave , el grupo llegó a los años 80 como uno de los grupos que llegaron para definir la música, la actitud y la apariencia de la década que comenzaba. El cantante, guitarrista y compositor Robert Smith, el bajista Simon Gallup y el baterista Lol Tolhurst, presidieron un trio de álbumes clásicos, Seventeen Seconds, Faith y Pornography, que ayudarían a desarrollar lo que se conocería como Rock Alternativo o Gótico.

Justo en el momento que todo el mundo estaba listo para saltar hacia el nuevo sonido que The Cure ayudó a ingresar en el mundo, ellos ya estaban moviéndose hacia nuevos territorios. Robert Smith estaba muy entusiasmado por mostrarle al mundo que podía hacer algo más que ser monocromático. Grabó una serie de canciones que se convirtieron en grandes éxitos alrededor del globo terráqueo y de manera muy justa se les ve ahora como clásicas. Los 13 álbumes que grabaron en sus 40 años de carrera se mantienen como testimonio de su poder ilimitado y su imaginación artística.

A pesar de hacer música desafiante que trata sobre los grandes temas, su impacto ha sido gigantesco. Han vendido gran parte de quien sabe cuántos carajos millones de discos y han sido la piedra angular entre el Post-Punk, el New Wave, el Gótico, lo Alternativo, el Shoegaze y el Post-Rock. Han entrado y salido de la moda tantas veces en las últimas 4 décadas que terminaron trascendiendo la propia moda. Aunque podrían ser un nombre cool para mencionar en 2019, este no siempre fue el caso. Su dedicación para empujar las barreras sónicas y artísticas mientras hacen música que perdure por siglos no siempre fue recompensada con reseñas halagadoras en la prensa. Pero nunca fallaron en atraer a una apasionada, inteligente y leal base de fans quienes siempre supieron la verdad: The Cure son una de las más originales, brillantes y más emocionantes bandas de Rock que el mundo haya conocido.

Comprensiblemente, todos los músicos tienden a diferir sobre sus muy cuidadas personalidades en un grado u otro. En lo que a mi concierne, Robert Smith es una de las cosas más raras. Una persona 100% auténticamente Robert Smith que vive una vida auténticamente Robert Smith. Él ha usado eso para crear un mundo aparte. Es un sonido, una apariencia, una vibra, una estética que los fans pueden visitar y sumergirse en ella cuando les plazca. Es un mundo a la medida para todos aquellos que alguna vez hayan soñado con escapar.

Debo hacer una revelación en este punto. Creo que es justo para mi admitir que he sido, digamos, ambivalente sobre la existencia de ciertas ceremonias de premios. Posiblemente he tenido el habito de cuestionar sus motivaciones con cierto grado de cinismo. De hecho, recuerdo claramente decirme a mi mismo, entre otras cosas, ¿cómo puedo tomar esta ceremonia de premios en serio si le abrieron la puerta a X, Y y Z sin reconocer a The Cure? No hace mucho tiempo recibí una llamada inesperada, y bueno, aquí estamos. Digamos que nunca había estado tan feliz de tragarme mis palabras como esta noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *