Chuck Berry: El arquitecto, líder y creador del Rock & Roll

octubre 18, 2018
chuck berry

El día de hoy, Chuck Berry habría cumplido 92 años viviendo en el mundo material. Su desaparición física sólo cimentó su estatus de leyenda.

Por Iván Nieblas

Nadie se imaginaba que este hombre se convertiría en la encarnación de la máxima revolución cultural del siglo XX. Sus contemporáneos y sus devotos más destacados, han declarado en diversas ocasiones que su nombre debería ser sinónimo del ritmo que ayudó a crear.

Chuck Berry tenía 29 años cuando llegó a Chess Records, con un demo de sus canciones. Le habían recomendado buscar a los hermanos Leonard y Phil (propietarios de los estudios), quienes escucharon que había algo diferente en el espigado guitarrista. Los hermanos Chess sabían que el uso de instrumentos amplificados, es decir, electrificados, en sus grabaciones se vendían mucho mejor que las eran grabadas con instrumentos acústicos.

Además de destreza en la guitarra, Chuck tenía otro talento a pesar de su edad: sabía como comunicar y canalizar el sentir de los adolescentes por medio de una música simple pero energética, mediante la cual pudieran darle salida a todas sus fantasías sexuales, anti-racistas y de franca rebeldía contra la autoridad paterna, policiaca y gubernamental.

A Chuck no le interesaba ser otro músico de blues como tantos que había en su época. Lo que le gustaba era el country & western, la música de los blancos, “el enemigo”. Fusionando ambas corrientes creó un sonido único que no se parecía a nada.

De cierto modo, Berry fue uno de los primeros virtuosos/shredders de la historia junto con Scotty Moore, guitarrista de Elvis Presley, y Danny Cedrone de la banda de Bill Haley. Su destreza maravillaba a todos de la misma forma que después lo harían Hendrix, Clapton o Van Halen.

En 1955, “Maybellene” llegó al número cinco de las listas de popularidad. No era la llamada “lista segregada”, no era la lista de R&B, era la lista GLOBAL de Pop. Su primer hit derribó las barreras raciales con el poder unificador de la música (y la ayuda de Alan Freed, el locutor de radio que tocaba música de negros para las audiencias blancas y quien bautizó al nuevo sonido como “rock & roll”, la frase que usaban los negros para referirse a coger).

Esa fue una de las grandes aportaciones de Chuck Berry. Liberar a los adolescentes blancos suburbanos, quienes se encontraban reprimidos por los arcaicos valores de sus padres que ya iban de salida.

Esto ocurría justo en el momento que la población negra, liberada del yugo de la esclavitud, comenzó a trabajar en las ciudades industriales como Chicago, con lo que tuvieron poder adquisitivo para hacerse de propiedades y vivir una vida que hasta entonces sólo la comunidad blanca podía permitirse. Todo esto con la música de Berry como agente de cambio.

Desde luego, las “buenas conciencias” de los blancos privilegiados, emprendieron una campaña contra la nueva tendencia, calificando a sus intérpretes de obscenos y vulgares, pervirtiendo a las mentes inocentes que cimentaban el American Dream el cual se había fracturado irreparablemente.

En parte, los padres de familia tenían motivos para estar preocupados, quienes lo conocieron afirman que Chuck Berry era “el más grande malagradecido gruñón hijo de perra”.

No sabía leer ni escribir muy bien, sus contratos casi siempre fueron verbales. En cuestiones de dinero, debían pagarle en efectivo y de modo que la cantidad de billetes visualmente correspondiera al monto acordado, si no era así, se negaba a tocar. A diferencia de Elvis o Bill Haley, Chuck nunca tuvo una banda establecida, exigía que en los lugares donde tocaba los músicos locales debían aprenderse sus canciones “de oído” (pues tampoco podía escribir partituras).

No toleraba que nadie se acercara a su guitarra. Keith Richards, de los Rolling Stones, se llevó un puñetazo de recuerdo cuando se atrevió a tocarla en los camerinos de uno de sus conciertos. En 1961, Chuck fue arrestado cuando intentó llevar a San Luis, Missouri a una prostituta mexicana de 14 años para trabajar en su bar.

Chuck Berry tenía una actitud punk antes de que existiera el punk. Hizo todo por cuenta propia, bajo sus reglas, de la forma más básica y sin más trucos que su famoso “paso del pato”. De hecho la sencillez de las composiciones de Berry tuvieron eco cuando el punk decidió “regresar a las raíces” de lo que había convertido a la música en algo divertido, emocionante y peligroso. Chuck Berry (junto con Jerry Lee Lewis y Johnny Cash) era un renegado como los propios punks.

Little Richard le dio al rock & roll la potencia y extravagancia, Bo Diddley lo enriqueció con nuevos ritmos e instrumentos, Elvis le dio una presencia aceptable e impresionante ante las grandes audiencias, pero Chuck Berry fue quien moldeó y sentó las bases rítmicas, melódicas y líricas sobre el rock & roll se desarrolló.

Tan sólo dos de las más grandes bandas de la historia de la música, The Beatles y los Rolling Stones, grabaron un gran número de sus canciones. La popular Electric Light Orchestra (ELO) comenzó su carrera gracias a un cover de Chuck Berry. Los Beach Boys, considerados grandes genios de la música contemporánea, se robaron descaradamente sus tonadas para convertirlas en sus propios hits.

Chuck Berry, al que muchos pueden considerar figura prehistórica, se hizo presente en la era de la “modernidad” de los 80, cuando su música apareció en películas como Back to the Future (1985) y una década después gracias a Quentin Tarantino y su Pulp Fiction(1994).

Hoy en día cualquier persona que pretenda tocar rock & roll tiene que saber tocar “Johnny B. Goode”, es el A,B,C del género.

Actualmente estamos siendo testigos de cómo los padres del rock & roll están desapareciendo de la faz de la tierra. Son los emblemas de una era fantástica. La era en la que la gente estaba pendiente de la radio esperando el momento mágico en que sonara esa canción que los hacía vibrar; una era en la que la experimentación se hacía con notas musicales, no con los artefactos tecnológicos más recientes; un momento de la historia en el que todavía importaba cómo te veías sobre el escenario; una era en que la actitud, el talento y la inspiración, eran la clave y combustible del rock & roll.

Le pese a quien le pese, Chuck Berry fue el primero de todos. El arquitecto, el líder y el creador de las leyes de ese mundo mágico llamado rock & roll.

All Comments

  • Gran artículo, felicidades Master. En mi opinión, Chuck Berry es el auténtico Rey del Rock & Roll.

    Isaac G. octubre 18, 2018 2:57 pm Responder
  • Muy buen artículo, para cuando el precursores o antiheroes de don Chuck?

    Rudolph octubre 19, 2018 9:40 am Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *