10 soundtracks de terror modernos para Halloween y Día de Muertos

octubre 29, 2018
Soundtracks

A propósito del lanzamiento del soundtrack de Suspiria de Thom Yorke y el regreso de John Carpenter con el remake de Halloween, conoce nuestra playlist ideal para las fiestas de Halloween y Día de Muertos.

Cualquier época del año es buena para conocer variantes y nuevos estilos musicales que pudieran convertirse en nuestros potenciales favoritos. Sin embargo, en materia de música escalofriante, Halloween y Día de Muertos nos dan el mejor pretexto para escuchar algunos soundtracks que nos pueden introducir al mood tenebroso de las fiestas.

Sabemos que en internet abundan muchas listas con los mejores soundtracks de terror de la historia, por lo que estamos seguros de que ya conoces el clásico tema de The Exorcist, o las inquietantes notas de sintetizador de Halloween. Por ese motivo hemos preparado para una lista con 10 soundtracks de terror modernos que pueden servir para ambientar las fiestas de Halloween, o ayudar descubrir películas y series que probablemente han quedado fuera del radar habitual.

Hannibal (Serie de Televisión) de Brian Reitzell

Infravalorada serie de televisión que explora la relación entre Hannibal Lecter y el agente especial del FBI, Will Graham, quienes colaboran para atrapar y de estudiar a los asesinos seriales.

Para tal propósito, el compositor Brian Reitzell comprendió que la narrativa de la serie se enfoca en explorar los recovecos ocultos y más perversos de la mente humana, por lo que creó piezas ambientales, utilizando instrumentos poco convencionales y acordes disonantes para construir una atmósfera inquietante y una de las bandas sonoras más experimentales y valiosas de los últimos años. Imperdible si te gusta lo atmosférico y la música instrumental.

A Cure for Wellness de Benjamin Wallfisch

Wallfisch se encargó de musicalizar esta película de 2017 en la que un abogado principiante acude en la búsqueda de un colega a un centro de rehabilitación en los Alpes suizos en donde suceden cosas extrañas.

La música para esta película es muy bella en apariencia, pero bastante inquietante en el fondo. De la misma manera en la que la película es visualmente atractiva, en contraste con su historia de horror.

Un piano melancólico, cuerdas sostenidas y coros de niños transmiten todas esas tonalidades musicales góticas que acompañan a una historia llena de suspenso y misterio.

Drag Me to Hell de Christopher Young

El regreso de Sam Raimi al gore vino acompañado de una de las mejores bandas sonoras de terror de este siglo. Young musicaliza la historia de una mujer que es condenada al infierno por una bruja gitana.

Toda la textura musical de esta película se apoya de violines en ocasiones solistas, en otras distorsionados y en otras en compañía de una gran orquesta. Violines, órganos de iglesia, grandes coros e instrumentos de viento ilustran el concepto de horror de una película que habla sobre maldiciones gitanas, demonios y brujería negra.

La música de Young, casi sacada del infierno, es ceremoniosa, oscura y con grandes golpes de efecto que sirven muy bien a la comedia implícita de la historia y que es sin duda una de las obras musicales obligadas para los amantes de la música, el cine y el terror.

Hereditary de Colin Stetson

Se trata de una película relativamente nueva, que enamoró a todos los cinéfilos y los amantes del terror que la han impulsado hasta el estatus de culto y nuevo clásico. Todo en esta película está absolutamente calculado y su música no es la excepción.

Colin Stetson compuso la música de la película, apoyado en la idea de que los cultos satánicos están inmersos y ocultos en la sociedad, por lo que en ellos no hay nada de terrorífico y barroco. Razón de que su música sea en muchas ocasiones atmosférica y en los grandes momentos ceremoniosa, como música de iglesia que en apariencia no suena escalofriante, pero que sí incomoda pasados unos cuentos minutos.

Aunque las canciones de este soundtrack no recurren a los grandes golpes de efecto, ni a las tonalidades propias del cine de terror, no dejan de ser inquietantes.

Let Me In de Michael Giacchino

La música de esta película se distingue por guardar un perfil de cuento oscuro sobre niños malditos. Y es que este filme cuenta la historia de una amistad inusual entre un chico de los suburbios y una niña vampiro que asemeja su misma edad.

Michael Giacchino es uno de los compositores de cine más célebres de la actualidad y en su labor para Let Me In podemos entender por qué. Giacchino desarrolla una paleta musical propia de los grandes romances de vampiros, pero llena de inocencia y el descubrimiento de una oscuridad que muchas veces, como se muestra en la película, no es propia únicamente de las criaturas de la noche.

Canciones de cuna, cuerdas temblorosas, vientos de tonalidades cambiantes y coros de niños son los elementos más sobresalientes en la música de esta película.

Oculus de The Newton Brothers

The Newton Brothers se han especializado casi exclusivamente a componer música para el cine de terror con un particular estilo que está compuesto de elementos electrónicos con los cuales juegan para obtener resultados disonantes, misteriosos y muy oscuros, en compañía de la orquesta clásica convencional.

De toda su trayectoria en el cine de terror, Oculus sobresale por sus sonidos graves y de frecuencias bajas que funcionan para brindarle una ambientación en extremo negativa a la historia de dos hermanos que se enfrentan a un fenómeno sobrenatural que juega con su realidad.

Sinister de Christopher Young

El único compositor que se repite en esta lista es Christopher Young, quien demuestra su gran adaptabilidad y presencia inventiva con Sinister, un score en extremo opuesto a Drag Me to Hell, pero que resulta también sobresaliente por brindarle la atmósfera necesaria a la historia de la película.

Este filme de Scott Derrickson sobre un ente extraño que obliga a familias enteras a cometer suicidio, viene acompañado de una musicalización que no respeta las reglas de la composición musical, que utiliza chirriantes sonidos electrónicos y grabaciones vocales extrañas que en muchas ocasiones se perciben como gritos sacados de una realidad negativa y escalofriante.

Lo de Scott Glasgow

En realidad este filme de bajo presupuesto, no es de terror, sino más bien una tragicomedia sobre un hombre que hace un pacto con el demonio con la finalidad de encontrar el amor. La película como tal es de dudosa calidad, pero la música compuesta por Scott Glasgow es una de las obras más bellas e inesperadas que ha conocido el cine de terror.

Ha decir verdad la película ha sido trascendente gracias a su música. Se trata de una obra musical clásica que nos recuerda las grandes bandas sonoras de Wojciech Kilar, tapizadas de un gran despliegue orquestal, acompañado de coros y una tonalidad gótica que homenajea a las grandes historias de terror y romance.

Under the Skin de Mica Levi

La cantautora británica ha tenido el mejor de los éxitos como compositora para filmes. Con apenas tres en su curriculum, ya se ha ganado un lugar dentro de lo más destacado del mundo del cine. Con Jackie demostró que puede componer para películas de gran calibre e incluso obtuvo una nominación al Oscar, pero con Under the Skin, demostró que en el terreno de lo experimental aún tiene una gran variedad de sonidos que ofrecer.

La música para esta película nos introduce en lo desconocido de sus imágenes, en lo misterioso de su historia y en el punto de vista de una alienigena (encarnada por Scarlett Johansson) que camina por la tierra sin comprender del todo lo que le rodea. De la misma forma en que, en muchas ocasiones, la música es incomprensible, nada melódica, pero sí muy atmosférica, novedosa y alarmante.

The Witch de Mark Korven

Finalmente, en esta lista no podía faltar The Witch. Apenas hace un par de años de su estreno y ya es considerada una de las mejores películas de terror de la historia. Esto gracias al cuidado diseño psicológico de sus personajes, a sus cualidades técnicas y sobre todo a su lograda atmósfera, misma que no sería nada sin la música de Mark Korven.

La música de esta cinta, es de principio a fin uno de los sonidos más terroríficos que existen en la música moderna. El uso de instrumentos del renacimiento tardío, los sonidos en extremo agudos y su completo rechazo a la estructura melódica convencional, convierten a esta banda sonora en una de las mejores en cuanto a cine de terror se refiere y el mejor ejemplo para cerrar esta lista.

Si te gusta la música de cine te recomendamos el podcast Maestros conducido por Olallo Rubio, el podcast de Convoy en el que hablamos de los grandes maestros de la composición musical cinematográfica.

Por Luis Mora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *