Pussy Riot estrenó canción y envió una carta a Putin

julio 9, 2019
Pussy Riot

Pussy Riot, el controversial grupo activista de Rusia, regresó con “Black Snow”, una nueva canción en pro del medio ambiente

En el pasado, el grupo Pussy Riot tuvo que pasar algún tiempo en la cárcel debido a sus protestas en contra del presidente ruso, Vladimir Putin, sin embargo, hoy están de regreso con una canción en pro del medio ambiente y una carta donde piden al mismo Putin y “a sus compinches” tomar cartas en el asunto de la contaminación generada en su país por parte de las empresas.

Además, anunciaron que el próximo jueves tendrán una presentación en Birmingham, Alabama, en beneficio de la fundación Planned Parenthood y Yellowhammer, que luchan por el aborto legal.

El video de “Black Snow” muestra al grupo en diversas escenas angustiantes y apocalípticas, también sumaron imágenes de la banda durante la guerrilla en este 2019; en tanto que subieron a su website fotos de la contaminación generada por la compañía minera rusa Nornickel, la cual produce níquel, platino, paladio o cobre, y que tiene su sede en la ciudad natal de la líder de Pussy Riot, Nadya Tolokonnikova, Norilsk.

Mira aquí el video:

También tenemos un fragmento de la carta que La líder de la banda dirigió al presidente ruso:

“Hey hey, es Nadya Tolokonnikova.

Tal vez me recuerden por aquella sentencia de 2 años en prisión con la que me abofetearon en 2012, cuando tuvimos un acto de protesta de 40 segundos y le supliqué a la Virgen María que los persiguiera. Tenía 22 años en ese entonces, y mi joven hija, Gera, acababa de cumplir 4. Pero en este momento no estoy interesada en hablar de la iglesia o la prisión. Quiero hablar de un tema diferente. Quiero hablar acerca de los ríos de sangre, nieve negra, desperdicio tóxico y lluvia ácida.

Ustedes llenan el norte de Rusia con basura sin procesar, criminalizan a los activistas ecológicos, mientras que los habitantes de Kuzbass están siendo forzados a buscar asilo ambiental en Canadá para escapar de las intolerables condiciones de vida, altos índices de enfermedades oncológicas, nieve negra, agua envenenada y la indiferencia del gobierno local. La gente en Kuzbass pregunta: “¿Cómo pueden sentirse patriotas o algo así cuando no son capaces de darse cuenta cómo vivimos, cómo respiramos, qué bebemos?”. Escuchen, esto es completamente inaceptable.

No sugiero que cierren inmediatamente las fábricas, pero del modo en que lo veo, la humanidad tiene dos opciones. Dejamos las cosas como están y morimos mientras convertimos al mundo en un Chernobyl o un Norilsk. O pensamos en cómo construir una civilización tecnológicamente avanzada donde sus industrias utilicen energía renovable. Debemos actuar como si viviéramos en la Rusia limpia del futuro, donde elegimos y somos elegidos, donde los medios son libres e independientes, donde podamos crear sistemas autónomos de monitoreo al medio ambiente”

Puedes leer la carta completa aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *