Regresar a lo primario: Reseña de Lo infraordinario

febrero 11, 2019
Lo Infraordinario

La colección Disertaciones de la editorial Gris Tormenta alberga una antología llamada Lo Infraordinario: Narraciones alrededor de Georges Perec y la búsqueda de lo literario en lo cotidiano. En ella participaron algunos autores como: Brenda Lozano, Juan Pablo Villalobos, Mariana Hartasánchez, Juan Villoro, Pablo Duarte y Jorge Fondebrider, entre otros.

Georges Perec, historiador y sociólogo por la Sorbona de París, fue autor de novelas, obras de teatro, poemas, ensayos, guiones, artículos y escritos diversos, en los que mostró un particular interés por la experimentación y lo cotidiano, de ahí que en los años sesenta formara parte del famoso grupo Oulipo (Ouvroir de Littérature Potentielle), al lado grandes figuras como Raymond Queneau, Marcel Duchamp e incluso Ítalo Calvino.

El libro Lo Infraordinario partió de la iniciativa del editor, Jacobo Zanella, de tomar un “texto de arranque” que diera pie a nuevas exploraciones literarias con base en un breve ensayo del escritor francés; de este modo, “¿Aproximaciones a qué?” fungió como línea de salida y provocación para que los diferentes autores elaboraran sus propias reflexiones en torno a lo banal y su relación con la literatura.

Lo Infraordinario

En el documento en cuestión, Perec incitó a develar el encanto de las cosas cotidianas, las ordinarias e incluso aquellas que denominó: “infraordinarias”; desde su perspectiva, es necesario interrogar lo habitual, puesto que difícilmente construimos una pregunta sobre aquello que casi “vivimos sin pensar”, cual si estuviéramos, no condicionados al desinterés, sino anestesiados ante nuestra propia existencia; para cerrar el ensayo, el autor nos azuza con un: “Interrogue a sus cucharitas”.

Todos los antologados no pudieron resistirse a semejante invitación, de esta manera, el libro está dividido en cuatro apartados (“Lo banal, lo cotidiano”; “Lo evidente, lo común”; “Lo ordinario, lo infraordinario”; “El ruido de fondo, lo habitual”) y un Anexo, este último, que pareciera irrelevante, resulta bastante útil para lectores fastidiosos que se quedan con hambre y ávidos de conocimiento.

Trivialidades como una maleta perdida y su contenido, las piedras, el bolso de una mujer, lo que pasa cuando no pasa nada, así como el llegar a una puerta son algunas de las cosas que suscitan una serie de ejercicios intelectuales y literarios que siguen las instrucciones de Perec, pero escogen sus propios rumbos.

Los tiempos modernos parecen hacernos dependientes de los hechos extraordinarios para atraer nuestra atención: “Los trenes sólo empiezan a existir cuando se descarrilan, y cuantos más pasajeros muertos, más existen”. ¿Para qué esperar a que algo cobre importancia cuando lo aborda la tragedia, si podemos maravillarnos con lo banal? Es la pregunta de fondo que ofrece la antología de Gris Tormenta y fomenta con ello la sensibilidad.

Por Cecilia Santillán

Te recomendamos Telegrafía Sin Hilos, el programa de literatura de Convoy. Todos los Miércoles en vivo 8PM o en formato de podcast desde el menú de Convoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *