Fernando del Paso, un Almicantarat de la literatura

noviembre 15, 2018
Fernando del Paso

El recién fallecido escritor, cuya palabra favorita fue almicantarat (círculo imaginario para determinar las alturas de los astros), se encuentra ya en alguna coordenada celeste y, sin duda, nos deja un gran legado, pues su trabajo anduvo entre la diplomacia, la escritura, el dibujo, la radio e incluso la publicidad.

En todos estos rubros brilló siempre cual estrella de rock, por ello, en esta breve nota trazamos un mapa con los principales puntos a visitar para seguirle el paso.

A simple vista parece que todo en don Fernando está fríamente calculado y existe una relación entre cada una de sus facetas: la publicidad pareciera la más trivial, sin embargo, el escritor la aprovechó incluso en su literatura, en Palinuro de México, una de sus novelas más famosas, se escucha el croar de la ranita que solía anunciar una fibra: “cro, cro, Crolán, cro, cro, Crolán”.

Y es que el arte no está para nada peleado con la diversión, de ahí, que él mismo se dibujara como todo un personaje de elegantísima y divertida vestimenta, diría Alberto Chimal en redes sociales: “Antes muerto que sencillo”. Y no, si usted sabe algo de literatura, no es una falta de respeto, si no una valoración más de su persona, me adelanto a que lo digan.

Además, Palinuro de México, le sirvió a nuestro artista para vencer la frustración que le provocaba el hecho de no haber podido estudiar medicina. Lo que nos hace pensar: ¿Cuántas no son nuestras frustraciones y qué chafas somos para enfrentarlas?

Del Paso nos dejó también como herencia (y tarea) la capacidad de reinventarnos y de recontarnos la vida. En sus obras fue quizá el más barroco del siglo XX, buscaba encontrar y transmitir el sentido de la Historia, pero como dijo Elmer Mendoza desde su cuenta de Twitter, su “literatura es pregunta infinita y juego sueco.”

Así que si usted aún no lo conoce o quiere estudiarlo más, es el momento de acercarse a alguna de sus caras: a su escritura llena de historia, humor y política (donde destacan José Trigo y Noticias del Imperio entre una gran Paleta de Colores); a su obra pictórica que él definió en términos de: “dibujar es una venganza de mi mano izquierda al acto de escribir”, frase llena de sentido, si tenemos en cuenta que, zurdo por naturaleza, fue obligado a escribir con la derecha; a su producción radiofónica que le valió el Premio Radio Nacional de España con una “Carta a Juan Rulfo”; o incluso, a su parte más política que dice más o menos así, al recibir el premio José Emilio Pacheco, en 2015:

“¡Ay, José Emilio!, […] Lo único que no sé es en qué país estoy viviendo. Pero conozco el olor de la corrupción; dime José Emilio: ¿A qué horas, cuándo, permitimos que México se corrompiera hasta los huesos? ¿A qué hora nuestro país se deshizo en nuestras manos para ser víctima del crimen organizado, el narcotráfico y la violencia?”

En fin, que todo el Fernando del Paso es y fue delicioso, como la crema de los helados que alguna vez publicitó.

Por Cecilia Santillán

Te recomendamos Telegrafía Sin Hilos, el programa de letras de Convoy. Todos los Miércoles en vivo 8PM o en formato de podcast desde el menú de Convoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *