¡Feliz nuevo siglo de emancipación! Entrevista con Dorte Jansen

diciembre 3, 2018
Dorte Jansen

Conversamos con Dorte Jansen, dramaturga, investigadora y ganadora del Premio Internacional de Ensayo Teatral de Paso de Gato y del INBA , 2018,  por Feliz nuevo siglo de dramaturgas, quién nos habló, entre otras cosas, de su actual puesta en escena y de lo que ella llama: el “espíritu de la emancipación”.

Dorte Jansen

Dorte Jansen

A ti te interesa conocer los procesos creativos de las escritoras, ¿por qué?

Cada investigación oculta una intención más personal. En mi caso, quería encontrar herramientas para mi propia escritura, por eso estoy obsesionada con los procesos creativos.

Yo comencé mi tesis doctoral sin saber a quién iba a estudiar; lo fui explorando. Finalmente, profundicé en el trabajo de aquellas dramaturgas con las que siento alguna afinidad. Me parece que uno hace un mejor análisis cuando hay empatía. Se percibe cuando una autora parte de una necesidad de contar. Hay una afición mía por lo autobiográfico. Cuando escribo teatro, para mí es difícil no ponerme; siempre me estoy liberando de algún demonio. Entonces, me gusta indagar en esos textos casi “terapéuticos” en los que encuentro catarsis.

¿Por qué meter un ensayo a un concurso?

Hacer una tesis conlleva a un proceso de maduración (conceptual, emocional, de todo). La mayor parte del tiempo la ocupa la investigación, la menor, la redacción del texto. Entonces, ¿cómo se mide el crecimiento de conocimiento? Uno muchas veces no se da cuenta, es paulatino, requiere paciencia.

De repente me percaté de la cantidad de cosas que había aprendido. Se trataba de un conocimiento no recopilado en ningún lado. Logré acumular tantos datos y voces que yo misma me sorprendí. Cuando estaba redactando pensé: “cómo que esto va para el premio de ensayo teatral”. Y la idea me motivó. El último impulso fue el económico. La necesidad de comer y de llenar la boca de mi hija siempre es un gran motor para crear y trabajar.

En tu ensayo hablas de un boom de dramaturgas, ¿a qué lo atribuyes?

El término del “boom femenino de la dramaturgia contemporánea” lo tomé prestado de Reyna Barrera; puedo afirmar que concuerdo con ella. A veces quienes estudian actuación, no se sienten aptos para escribir o para dirigir. Afortunadamente, ahora más jóvenes teatreros quieren hacer de todo: escribir, dirigir y actuar. Yo también creo en una democratización del arte teatral. En mi ensayo lo nombré “espíritu de emancipación.” Al parecer cada vez más jóvenes tienen algo que decir. El que haya ahora más creadoras mujeres es reflejo de nuestro tiempo. Las puertas están abiertas, lo que hace falta es voluntad y motivación para crear. A veces ayudan también el coraje y la rabia por tantas injusticias. Estamos lejos de vivir en un país con igualdad de género, pero en el arte veo rabia y coraje para modificarlo.

¿Por qué escribir teatro para niños? ¿Cuál es la situación actual de las dramaturgas que escriben para niños?

La actriz, dramaturga y creadora en colectivo, Micaela Gramajo, ha dicho que es quizás el único que se dirige a todo público. Puede ir todo el mundo. Quizás haya incluso una tendencia mundial, pues el dramaturgo alemán, Thilo Reffert, me dijo que ahora en Alemania hay dramaturgos que nunca escribieron para niños y que ahora lo hacen.

En México, muchas mujeres han contribuido a la profesionalización del teatro para niños. Pienso en Perla Szuchmacher, Berta Hiriart, Maribel Carrasco, Monica Hoth, Amaranta Leyva y Verónica Maldonado, entre otras. Para las artistas ha sido una forma de combinar la vida familiar con el teatro, de expresar sus preocupaciones por las generaciones más jóvenes. Lo que nos debe dar un enorme gusto es que el teatro para niños se esté tomando en serio.

¿Cómo surgió Jonás y sus libros voladores?

Un día me contactó el actor y productor Salvador Domínguez. Me había recomendado Nora Coss, dijo. Salvador y Alessandro querían hacer una adaptación del cortometraje Los fantásticos libros voladores del Señor Morris Lessmore. Yo me conecté de inmediato con el amor por la lectura y escritura. Lo que siguió fue un diálogo e intercambio entre ellos y yo. Poco a poco la dramaturgia se iba alejando del corto. Me parecía conveniente que tuviéramos un personaje niño para que el público infantil se conectara. También me inspiré en hechos autobiográficos de los actores: “El soldadito de plomo” era el cuento favorito de Salvador cuando era niño; y también es verdad que su madre falleció. Entonces, la historia se convirtió en un homenaje hacia aquellos adultos queridos que hoy sólo son libro o recuerdo.

Jonás y sus libros voladores

Jonás y sus libros voladores se exhibe:

Sábados y domingos a la 1:00 p.m.

en el Foro Bellescene

hasta el 8 de diciembre

Costo: Adultos $200. Niños $150. Descuento del 30% en taquilla a estudiantes, maestros, INAPAM y vecinos Narvarte

Por Lazezi Santillán

Te recomendamos Telegrafía Sin Hilos, el programa de literatura de Convoy. Todos los Miércoles en vivo 8PM o en formato de podcast desde el menú de Convoy

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *