Entrevista con Parcels

abril 6, 2019

Parcels es una banda proveniente Byron Bay, un pequeño pueblo surfer de Australia. Tan pronto terminaron la escuela, sus jóvenes integrantes decidieron ir a Berlín en busca de aventura y de empaparse de la cultura musical de ese lugar. Si bien los inicios no fueron fáciles en el principio para el quinteto en aquella ciudad nueva y desconocida para ellos, poco a poco se han ido ganando su lugar ella, y de ahí se han ido ganando también su lugar en la escena internacional, al grado de ser invitados a colaborar por los mismos Daft Punk.

Con su álbum debut bajo el brazo, la banda está lista para entregar su característica mezcla de electrónica y disco funk en el Festival Ceremonia. Tuvimos la oportunidad de charlar unos minutos con Patrick Hetherington y Louie Swain, quienes se hacen cargo de los sintetizadores de la banda, y pudimos charlar largo y tendido acerca de su pasión por este instrumento.

Por Héctor Fernández

Ustedes provienen de Byron Bay, en Australia. Dada la gran cantidad de música proveniente de ese país que ha tenido gran cantidad de éxito y exposición internacional. ¿Qué tan difícil es para un músico australiano llegar a conseguir reconocimiento -o como dicen- hacerla en grande? ¿Puede un músico australiano vivir de la música?

Patrick: Nosotros le debemos muchísimo al éxito de Tame Impala y bandas similares. Tal como mencionas, desde hace unos 10 años ha existido una especie de oleada de bandas australianos para los medios, lo cual está chido. Hoy en día eso hace que haya mejor conexión entre artistas, y las cosas sean más sencillas. Pero en términos generales, no difiere demasiado de bandas europeas o americanas, a excepción de la limitante física de cómo puedes irte de gira y promocionar tu música.

Me imagino que las cosas no son baratas para un músico en Australia. El equipo ha de salir bastante caro, ¿no?

Louie: Ahh sí, eso apesta. Y tienes que volar a todos lados.

Patrick: Allá no aplica tanto la onda de treparse a una van. Casi todas las ciudades están a más de 10 horas manejando. Pero de cualquier forma, nos mudamos a Alemania justo después de que comenzamos con esto de la música, así que nunca tuvimos la verdadera experiencia de trabajar como músicos emergentes y girar por Australia en nuestros inicios. Ahora vamos una vez al año allá y organizamos una gira, pero realmente no tuvimos esa experiencia de ya sabes, salir como puedas y ver cómo la armas en Australia. Aparte no son taaantas ciudades que pudiéramos considerar para un tour. A diferencia de Estados Unidos, donde puedes organizar un tour y visitar como 100 ciudades en una van, jajaja. En Australia sólo hay como 5 ciudades donde realmente puedas pensar como “musicales”, jajaja.

Aparte con las distancias, sale en un varo. En México es un poco como los Estados Unidos. Tampoco tenemos tantas “ciudades musicales”, pero una banda puede rentarse una van, cargarla de amplis, agarrarse la carretera y encontrar lugares para tocar. Muchas veces no te van a conocer, pero si ven que llegas con tus fierros y saben que eres de la capital, te dan el espacio, y a veces hasta buscan la manera de pagarte. La gente se va a entretener, por que no están acostumbrados a semejante madriza sonora.

Patrick: De lo que he visto en estas 24 horas, tengo un buen presentimiento de que México es un lugar al que le encanta la música.

Chicos, ustedes se mudaron a Berlín simplemente por una decisión personal, ¿correcto? ¿Esta fue una decisión tomada con su carrera en mente?

Patrick: Fue una decisión que tomamos principalmente por que ya habíamos terminado la escuela, y queríamos hacer algo emocionante y nuevo para nosotros. El hecho de que ya habíamos iniciado la banda, y que todos nos fuimos juntos, ayudó a que también buscáramos hacer música en Berlín, y concretar nuestro proyecto Parcels.

Entiendo que ustedes empezaron como una banda electrónica. ¿Tienen material publicado que refleje esa época de ustedes? ¿Alguna sugerencia para alguien que está comenzando a escuchar a Parcels y quisiera adentrarse en esos inicios?

Louie: Realmente nunca conectamos mucho con el feel de ser 100% electrónicos, casi de inmediato nos fuimos haciendo de un sonido más orgánico y enfocado a ser tocado en vivo.

Patrick: Exacto, el release más electronicoso que tenemos sería “Games of Luck”, el cual contiene un groove electrónico muy clásico, con una base de una 707 (Una caja de ritmos Roland TR-707), que como sabes, es un pilar de los sonidos electrónicos. Hay muchos elementos de música electrónica clásica que fueron gran inspiración, y que incorporamos a nuestro sonido, especialmente después de haber pasado tiempo en Berlín. Pero en los últimos años, caímos en la conclusión de que los momentos más especiales de la banda son cuando tocamos en vivo, así que se nos metió esta idea de luchar por las bandas tocando en vivo, algo que, a nuestro parecer, sentimos que está muy a la baja.

Si, entiendo eso. Muchas veces cuando estás produciendo música electrónica -o bien que está basada en sintetizadores- y sobre todo cuando sales a tocar en vivo, extrañas el “elemento rocker”. Quieres una batería real para sentir los madrazos. Cuando usas una caja de ritmos en vivo, siempre se siente que le falta algo, ¿correcto?Ahora bien, la parte chida de usar cajas de ritmos es que puedes programar unos beats bien locos, súper inhumanos, en vez de estar tratando de emular a un baterista real.

Louie: (Risas) estamos de acuerdo, a nosotros también nos gusta hacer beats inhumanos.

Patrick: Amamos los sintetizadores. Lo que nos gusta a nosotros es combinar el elemento inhumano de los instrumentos electrónicos como una caja de ritmos, con lindas cosas acústicas y orgánicas. Eso viene básicamente del hecho de que empezamos como músicos tocando en vivo, y que posteriormente aprendimos a producir música con una computadora. Esa es una de las partes más importantes del proceso.

¿Y qué piensan de esta época, en la que puedes encontrar sintetizadores análogos nuevos en las tiendas, a precios realmente atractivos? ¿Creen que eso beneficie a la creatividad de los músicos y entusiastas de los sintes?

Patrick: De hecho pienso que es un poco contraproducente (risas). Veo en las tiendas esta cantidad increíble de sintes, y claro, los queremos todos y pues es una lana. Lo chingón de esto es que tienes marcas como Behringer (marca alemana que recientemente ha optado por clonar sintetizadores clásicos de los 70 y 80 a precios bajísimos) que clonan sintes que hasta hace unos años era virtualmente imposible tener, por que ya sabes, son modelos clásicos, y los originales cuestan un dineral en el mercado de sintes usados.

Louie: A me da un poco de miedito eso de perder el aspecto romántico de los sintes viejos: ya sabes, sus imperfecciones, el fuzz, los ruiditos random que hacen por su edad.

Patrick: Bueno, los están recreando, son clones. Así que suenan igual.

Louie: No sé, lo viejito siempre tiene su propia onda.

A mí también me gustan los sonidos de los sintes viejos, la manera en la que se “alocan”, y como las fallas inherentes a su edad se convierten en parte de su sonido único. Pero también es un problema que son máquinas muy poco fiables y delicadas, lo que hace imposible que puedas sacarlos de gira.

Patrick: Tristemente no podemos traerlos con nosotros. Sería increíble que me pudiera traer mi Prophet. Louie a veces se lleva un solo sinte análogo cuando giramos por Europa. Pero por lo general lo que hacemos es que sampleamos el sonido en otros teclados más modernos y confiables.

Hay un artículo por ahí en internet que menciona cómo los Chemical Brothers viajan con todo un arsenal de sintetizadores viejitos, para poder tocar todo en vivo e improvisar en el escenario. Pero para esto necesitan llevar a un hombre que tiene que pasar como 12 horas antes del show poniéndolos a punto y manteniéndolos estables (los sintes análogos viejitos se desafinan con el calor).

Patrick: Es una locura, algo que sólo los actos más grandes y famosos pueden costear. Nosotros giramos con Air en algún momento. Ellos también salen al escenario con una colección impresionante de sintes, y era lo mismo; necesitaban a este genio de la electrónica/científico loco que estuviera tooodo el día poniendo a punto las máquinas para que funcionen sin problemas en el show. Pobre tipo.

Me gustaría hablar con ustedes acerca de su colaboración con Daft Punk para la canción “Overnight”. ¿Cómo pasó esto?

Patrick: Ellos fueron a vernos a nuestro primero show en París, en un club pequeñísimo. Les gustó mucho lo que estábamos haciendo y simplemente nos invitaron a pasar el rato y escuchar algunos demos, realmente sin ningún tipo de plan o expectativa. Realmente estábamos así como de “No mames, Daft Punk nos está invitando a pasar el rato a su estudio”.

Louie: Nos invitaron a este estudio impresionante y hermoso, era como ir a Disneylandia.

Patrick: Simplemente fue una cosa de “Hey chicos, no queremos planear demasiado las cosas, queremos dejar los egos afuera del cuarto, no queremos demasiadas expectativas. Simplemente toquemos juntos”. Así que nosotros les enseñamos un montón de demos, ellos escogieron Overnight, nosotros la reescribimos y así sucedió.

¿Les tomó mucho tiempo la producción de la canción? ¿Fue un proceso muy meticuloso o simplemente un fluir continuo y rápido?

Louie: La grabación del disco no fue tan larga, sólo fue una semana. Pero de allí pasó todo un año en post producción, mezcla y masterización. Los tipos son súper meticulosos.

Patrick: Fue una grabación muy rápida de una semana, regresamos a Berlín, y ya después nos llamaron por que no estaban satisfechos con algunas tomas; así que regrabamos algunas percusiones para el coro, las cuales luego volvieron a quitar. Agregaron un par de sintes más y de ahí empezaron a mezclar. El proceso les tomó una eternidad, hicieron como 50 versiones de masterización: en vinilo, en cinta magnética, todo digital, etc. Una locura, los tipos son unos perfeccionistas. Realmente querían probar todas las opciones posibles.

¿Y a ustedes qué les pareció? ¿Valió la pena? ¿O a veces extrañaban hacer las cosas un poco más rápido?

Louie: Bueno, fue un proceso largo pero aprendimos muchísimo. A veces creo que puedes llegar a un punto en el que solamente estás buscando una perfección inconseguible.

Patrick: Es un poco un proceso utópico: La idea de buscar poner realmente todo lo que eres en un álbum, pasar años perfeccionándolo. Amo esa parte de cómo la música solía ser. Eso es por que antes solía haber un gran valor en un álbum, la forma en la que la gente se sentaba con un álbum de una manera física, y miraba la portada del disco por horas; es una pena que la música ya no se consuma más de esta forma. Quizás cambie algún día, ojalá.

Creo que eso tiene mucho que ver con el entusiasmo del público mexicano por los festivales; el tener la oportunidad de pasar un día agradable, en un lugar agradable y completamente entregados a la música. Si no me equivoco, ésta es la primera ocasión en que vienen a tocar a México. ¿Cuáles son sus expectativas para éste show?

Conocimos un montón de fans el día de ayer en una firma de autógrafos, lo cual está bien bueno. Está increíble que estemos en este lugar tan lejos de casa y que a la gente le guste nuestra música; incluso nos reconocieron en la calle, eso nos entusiasma mucho. Creemos que será un gran show y que la pasaremos muy bien arriba del escenario.

Parcels se presentará este sábado 6 de Abril en el Festival Ceremonia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *